S'ha produït un error en aquest gadget

diumenge, 8 de novembre de 2015

La casa de las cerraduras




Hoy os quiero contar porque nos gusta tanto jugar con la casa de las cerraduras.

Desde bien pequeño Biel ha sentido atracción por las llaves, supongo que por  el tacto que tienen, la temperatura fría a la que no estaba acostumbrado, el sonido que hacen al golpear las unas con las otras... Empecé a fijarme y veía muchos bebés en sus carros sujetando, zarandeando e incluso chupando las llaves de sus padres.

Este material tan común y necesario en nuestras vidas se había convertido en un buen recurso cuando Biel lloraba mientras conducíamos, por ejemplo.

Así que cuando vi la casa de las cerraduras no lo dudé, sabía que acertaría, y así fué.



Desde el primer momento le dió mucho juego, muchas horas de concentración, de aprendizaje.

Jugando con la casa de las cerraduras Biel iba repitiendo la acción de forma lógica hasta adquirir el aprendizaje.




Cada puerta y cada ventana tienen una cerradura diferente para abrirla y cerrarla así que a parte de mucha concentración también necesita desarrollar una capacidad lógica y memorística, que le ayudan a comprender y así aprender a partir de un actividad de psicomotricidad fina.

Esto es importante para mí porque quiero que Biel descubra el mundo por sí solo, en libertad, sin presiones, y ofrecerle actividades que se qué le interesan favorece también nuestra relación.



Este material no sólo lo utilizamos con esa única función. También la hacemos servir como caja de permanencias. Biel hace el trabajo de abrir una de las cerraduras esconde un objeto y cierra la cerradura. Para él ese objeto desaparece, no existe... Hasta que vuelve a abrir y lo encuentra allí, donde lo dejo. Esta actividad ayuda a mi hijo a comprender mejor el mundo en el que vive. Aprende a que las cosas o las personas pueden desaparecer en un momento dado pero que no por ello dejan de existir. Es un buen trabajo mental para él y comprende mejor que su papá se tiene que despedir de él para irse a trabajar pero que pasado un rato vuelve, así pues el miedo por la separación y el abandono que siente va disminuyendo a la vez de comprendiendo.


Esta casita ofrece también el desarrollo de la imaginación del niño ya que también es un buen recurso para el juego simbólico.

4 comentaris:

  1. No lo conocía y acabo de alucinar... Mi peque quedaría prendada!!!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es un material que les encanta x su sencillez y por representar la vida práctica... Un acierto ya veras!

      Elimina
  2. Respostes
    1. Esta es de ALUPÉ Xo hay varias webs q la venden! Lo mejor es comparar precios

      Elimina