diumenge, 24 d’agost de 2014

La importancia del masaje infantil

El masaje infantil es uno de los métodos más agradables para estableces los primeros vínculos con tu hijo y consolida la relación entre padres e hijos, favoreciendo la relajación y intensifica la capacidad de amar, de dar y recibir con generosidad y respeto.
Los masajes que se realizan con frecuencia despiertan el interés por el placer del tacto y dan la oportunidad de expresarse y ser comprendido, así pues benefician tanto al niño como al adulto que realiza el masaje.
El masaje es indispensable para un crecimiento infantil sano y feliz.

El masaje proporciona grandes beneficios para tu hijo, algunos de los más destacables son los siguientes:

- ajuda al aprendizaje de los ritmos y horarios

- relaja y favorece el descanso

- ayuda a eliminar gases, a hacer la digestión y mejora el estreñimiento

- estimula y mejora el sistema inmunológico y crea defensas

- las funciones digestivas, circulatorias y respiratorias se regulan y refuerzan

- propician un mejor equilibrio y el desarrollo del sistema nervioso

- el tono muscular se fortalece y es de gran ayuda en el desarrollo físico e intelectual

- da seguridad al niño y así pues una autoestima más alta

- vínculo afectivo positivo con los padres

- ayuda a conciliar el sueño

- facilita el conocimiento corporal

- promueve la estimulación sensorial

- mejora la piel de tu hijo

- equilibra la respiración 

- calma las incomodidades de cuando salen los dientes

- favorece al conocimiento de las necesidades y deseos del niño

- tranquiliza a los padres

- es una experiencia de placer para el niño como para sus padres

- estimula la producción de oxitocina

Según estudios, el contacto físico beneficia el centro de equilibrio del cerebro y este beneficio se produce cuando el niño está en movimiento. La estimulación táctil puede aumentar la inteligencia y la capacidad de aprendizaje del niño.

Existen dos tipos de masajes, el directo y el indirecto

• masaje directo: es aquel que realizamos con las manos sobre la piel del niño.

• masaje indirecto: se utiliza un objeto entre la piel del niño y nuestras manos para facilitar la comunicación y el contacto con el niño.
Éste se realiza con imaginación, atrayendo la atención del niño. Algunos recursos son los juegos de falda, los cuentos infantiles tradicionales,  las canciones...
Y el material que podemos utilizar son varios ( plumas, globos, pelotas, caracolas, cocos...)

Siempre debes observar si tu hijo esta cómodo con el tipo de masaje que le estas proporcionando, si se muestra inquieto o muestra rechazo deberás cambiar el ritmo, hacer alguna pausa o dejar el masaje para otro momento.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada